Una cuestión cuando hablamos de este nuevo fenómeno es si realmente debemos considerar los eSports como un deporte propiamente dicho. Aunque físicamente es evidente que no destaca por su desgaste, existe una infinidad de factores que lo convierte en algo muy complejo y al alcance de muy pocos. Podríamos citar: la concentración mental, la coordinación de movimientos, las habilidades, los reflejos, la presión, competitividad máxima y un largo etc. 

DEFINICIÓN DE DEPORTE Y DE ESPORTS

La definición de deporte en general es simple; juegos organizados donde se exigen habilidades físicas y/o psíquicas que lo hacen competitivo y además tienen un número significativo de seguidores. A priori, los E-sports cumplen todos los requisitos, pero veamos qué hay detrás.

Mientras que E-sport viene a referirse a las competiciones electrónicas (realizadas a través de una máquina electrónica, ordenador o consola) entre jugadores humanos donde la habilidad de estos trasciende en el resultado, no deberíamos obviar el factor aleatorio o azar en esta última consideración.

Hemos resaltado el factor humano de los jugadores por una razón. Existe la inteligencia artificial en las máquinas electrónicas. Este aspecto es muy importante destacarlo, ya que aparece la figura del “cheater” en alguna de estas competiciones.  En el mundo gamer viene a hacer referencia al uso de trampas que destruyen el “fair play”. Normalmente son software, programas de evasión o, en definitiva, cualquier herramienta que automatiza esa habilidad del jugador.

Sin embargo, si nos referimos al significado estricto al que hemos hecho alusión anteriormente, es evidente que puede ser considerado como deporte. De hecho, el Comité Olímpico Internacional comentó “La competición dentro de los eSports puede ser considerada una ‘actividad deportiva’, si los jugadores se preparan y entrenan con una intensidad que puede compararse a la de los atletas de los deportes tradicionales”

PERO…

Existen detractores de considerarlo como tal. En primer lugar, bien es cierto que la actividad física como en deportes como el atletismo o el fútbol no es comparable. Sin embargo, podríamos catalogarlo en el ámbito de la actividad mental, como el popularmente conocido deporte el ajedrez.

No obstante, existe una observación que podría cuestionar los eSports como deporte. En la industria del videojuego, los patrones de creación, producción, propiedad, promoción y distribución siguen directrices privadas elaboradas por grandes compañías motivadas por intereses económicos.

Si nos paramos a pensar bajo esta premisa; es cierto que los E-sports no están bajo la tutela de una “Federación Deportiva” que defina su marco legal. ¿Qué pasaría si se creara una federación que estableciera sus propias reglas de juego? ¿Tendría libertad de elección de reglas si la propiedad de los juegos pertenece a grandes compañías privadas? Estas son las cuestiones que impiden, probablemente, la expansión a nivel mundial de los E-sports.

FEJUVES

Pues bien, la evolución de este fenómeno va a velocidad de crucero y en Octubre del 2020 Nace la Federación Española de Jugadores de Videojuegos y Esports (FEJUVES) y si nos pasamos por su página web, se considera como: “Una federación no deportiva, sin ánimo de lucro, una entidad privada con personalidad jurídica propia”. Podemos compararla con cualquier organismo de nuestros deportes actuales como por ejemplo la RFEF, que es la Real Federación Española de Futbol y observamos que entre sus funciones existe el control pleno de las competiciones, representación, velar por cumplimiento de reglas, etc… Observamos que las competencias y responsabilidades de la FEJUVES están aún muy limitadas, pero sin lugar a duda, van a contribuir al apoyo de la comunidad y su respaldo.

Nos falta mucho por recorrer, pero este primer paso por parte de esta nueva organización española para los eSports es de agradecer y digna de ser apoyada por la comunidad, os invito a que veáis su presentación en Youtube aquí

CONCLUSIÓN

La trascendencia que tiene deportes como el fútbol, el baloncesto y todos los deportes tradicionales viene respaldada por organismos internacionales, reglas universales, patrocinadores, expertos, entrenadores con títulos oficiales, y un largo etc. Todos con un único factor común: el funcionamiento del sistema y sus normas.

Mientras que en el mundo electrónico existen multitud de elementos incontrolables. Factores de propiedad intelectual privada muy difícil de regular. Cada juego tiene sus propias reglas y suelen ser modificadas con relativa frecuencia dependiendo, exclusivamente, del interés económico de la compañía fundadora.

Este aspecto es fundamental para conocer el funcionamiento de este nuevo deporte. Es un mundo realmente dinámico, donde el flujo de jugadores profesionales de un juego a otro se produce constantemente. Esto depende de los cambios que se vayan produciendo en sus respectivos juegos para poder mantener o alargar su carrera profesional. Muchos sólo pueden estar en los puestos top por poco tiempo.

Por tanto, y para finalizar, la regulación del sistema no se producirá hasta que no se profundice en los conocimientos de este nuevo fenómeno. Dotar a los organismos, tanto genéricos como específicos dependiendo del juego que estemos tratando, de las competencias y responsabilidades necesarias para su total funcionamiento. Será entonces cuando la relevancia de los deportes electrónicos superará todas las expectativas y así se considerará definitivamente los eSports como deporte.

Por esportsd

dz es diseñador web de WordPress y Graduado en Administración y Dirección de empresas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.